Sígueme en Twiiter

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Casi dos meses en Madrid...y aun no aterrizo



Madrid
Noviembre 3 del 2009

Ya tenemos un mes y 22 días exactos desde que llegamos a Madrid. Aun no me acostumbro, la ciudad es hermosa arquitectónicamente y con una historia y cultura increíble que contar y mostrar, pero su gente, como en la de casi todas las capitales, anda a ritmo acelerado y sin contacto visual alguno. Parecen maquinas que se dirigen a un único objetivo programado.

Si te topan al caminar, no dicen perdón, siguen mudos hacia un rumbo que parece de mal gusto porque su mal humor lo reflejan en acciones jamás vistas ni concebidas por los latinos.
No puedes hacer ruido después de las doce de la noche, no me refiero a un radio alto, porque eso es IMPERMITIBLE, me refiero a que no puedes hablar alto en tu propio espacio (vivienda), las reglas son estrictas a la hora de hacer filas, subirte en un ascensor, la hora de cerrar un comercio, Y SI NO LAS CUMPLES, siempre encontrarás un originario de ese país que te lo recuerde, Y GENERALMENTE DE MALA GANA.

Ignorar que en las escaleras eléctricas debes dejar el lado izquierdo a los que anda rápido, puede provocar un “TE PUEDES QUITAR DEL MEDIO”, lo que te provocaría rabia e incertidumbre, pero te darías el gusto de responderle –Creo que la palabra permiso existe en este mundo, hasta para los que no han sido educados debidamente- así seguirías el camino y te sentirías menos humillado al recordar la frase “nadie es profeta en su tierra”.
No todo puede ser perfecto, pero hay cada cosa buena en algo malo, que a veces esas pequeñeces por desconocimiento cultural lo hacen pasar por alto, no debe ser… reconozco que este país tiene muchas cosas buenas, pero debería ser mejor.
La inclusión a los discapacitados es algo admirable, pueden andar libremente por las calles, porque las aceras están aptas para su desplazamiento; pueden cruzar las calles sin problemas porque los semáforos tienen un sistema de sonido integrado especial para ellos. Y además EXISTEN PROGRAMAS LABORALES PARA ALGUNOS. Muy bien Madrid.
No sólo hay tiburones en el mar, hay peces, caracoles y una inmensidad por conocer.
Bienvenido a mi vida Madrid, te disfrutaré y aprovecharé al máximo.
Un abrazo...
Amr.

2 comentarios:

R a m i e l y s dijo...

no todo es dulzura... pero disfruteli mana, se lo merece!!!!

Anónimo dijo...

ERES GENIAL ADELA....SIEMPRE TE DAS CUENTA RAPIDO DE LAS COSAS JEJEJEJE...PERO NADA COMO LA CIUDAD NATAL

YASMEL BUENO.- :)