Sígueme en Twiiter

miércoles, 26 de septiembre de 2007

MI COMPAÑERA VEINTIOCHO


Ah señores, el amor... cuando llego a mi trabajo, suelo ir al baño antes de llegar al área de redacción, me peino, me lavo el rostro, me retoco el maquillaje (aunque me maquillan en camerino) pero ya saben, no hay nada mejor que un rostro fresco y un aroma que deje huellas sin molestar el olfato de los presentes.



Ya en el baño, me encuentro con una de las chicas de la sección de Sociales del Periódico, siempre le he dicho veintiocho porque además de que usualmente tiene unas pilas recargables con ella en su interior, anda brincando por todos los pasillos, pero en esta ocasión saltaba más alto que de costumbre y sus palabras eran más enfáticas y efusivas.

- Estoy felíz!!!! - me decía
- No me digas que ya tienes novio jajajja - adiviné
- Siiiiiiiiiiii - me respondió con una algarabía
- Dónde lo conociste?
- En un evento y es divino
- Ah sí! Me alegro mucho veintiocho, y que tiempo tienen
- Como tres semanas

Al darme cuenta del poco tiempo que tenía conociendo al chico, le deseé éxito en su nueva relación y pedí que ojalá siguiera así (con cierta duda en mi interior por las experencias vividas). Todo amor nuevo es así, es como cuando ves algo en una tienda que te guste mucho, entonces decides adquirirlo, estás entusiasmada con esta nueva adquisición, la prenda o el objeto durará en tus manos dependiendo del trato que le des, pero si valoras este objeto, no importa la inclemencia del tiempo, siempre tratarás de conservarlo y valorarlo dependiendo del sacrificio que hayas tenido para conseguirlo.

Espero que al pasar el tiempo, mi amiga veintiocho (a la cual admiro, quiero y respeto por su calidad humana) y su nuevo amor, puedan aprender a valorar las cosas de la vida, asi que espero que ambos disfruten del momento y de la dicha que tan pocas veces nos ofrece la vida.

Como dice Jorge Bucay (Escritor Argentino) debemos asumir las relaciones como libros, cuando leemos algo siempre nos queda una reflexión, una lección de vida. Que las relaciones sean un aprendizaje que nos haga crecer como seres humanos sin empañar la alegría del espíritu y la DICHA DE AMAR, pero sobre todo... el privilegio de conocer este sentimiento que nos coloca alas sin ser aves.

Exitos veintiocho ó treinta menos dos.


AM

1 comentario:

Mary Esther Campusano dijo...

Debemos amar cada dia como si fuese el primero,aunque se nos hace dificil, debemos esforzarnos, espero q a 28 le vaya bien con su amor