Sígueme en Twiiter

jueves, 27 de septiembre de 2007

Expuestos a la vida y a la muerte!!!

Todas los días lo usual es tomar un rumbo sin saber hacia donde iremos a parar. Nuestra ruta quizas: El trabajo, la escuela, el supermercado, el salón de belleza, a ejercitarnos o quizás a otro plano existencial.

Ayer, quedé pasmada e indignada al enterarme que una vez más la brutalidad, la poca conciencia y la falta de tolerancia y educación se apropió de una vida que no había sobrepasado ni siquiera una mitad de siglo.

Sentada en el asiento delantero de un minibus, según las notas publicadas en la prensa, una joven salía del trabajo y se dirigía a su casa, quizas cansada, agobiada del ajetreo del día; nunca se imaginó que ese sería el último en que tomaría la odiosa guagua (minibus) conducida por un chofer sin escrupulos y sin trato decente alguno para los demás.

Tampoco pasó por su cabeza que un pasajero incapaz de tolerar la acostumbrada rutina del transporte público tendría la osadía de creerse el todopoderoso por poseer un arma de fuego y hacer uso de ella frente a civiles inocentes que no tenían que ver con quizás su mal día.
En una discusión sin sentido, un pasajero molesto con el chofer porque no lo había dejado en la parada que él había pedido, sacó su arma y apuntandole al chofer, se armó una discusión, se escapó una bala que fue a parar en la nunca de la joven de 26 años.

Me pregunto, si aquí en este preciado país, donde la gente se caracteriza por la solidaridad y la simpatía, se analiza quién tiene la capacidad de llevar un arma; me sigo preguntando si en esta Quisqueya antes de entregar este artefacto cegador de vida, se realiza algún exámen psicológico de calidad a quien quiera adquirirlo.

Lo cierto es, que mientras cualquiera, sin importar su capacidad de trato social y sin importar su formación académica, posea un hierro que le haga sentirse poderoso y superior ante los demás (IGNORANTE AL FIN)... mientras esto siga sucediendo, estaremos expuestos a la vida natural que el creador nos concedió, pero también expuestos a que cualquier día alguien NO AUTORIZADO nos arrebate el derecho a vivir.


Caso Ocurrido un 26 de septiembre de 2007, en la avenida John F. Kennedy de la ciudad capital.

AM

2 comentarios:

Mary Esther Campusano dijo...

Lo lindo es q en todos los lios , siempre hay alguien de la policia o un miembro del orden publico en el medio, lamentablemente pagamos los inocentes por ignorantes q creen q por tener un arma en sus manos son dioses

Anónimo dijo...

Es Indignante pero cierto, parece mentira que los que mas tienen que poner el ejemplo son los que menos lo hacen...Por otro lado esto nos ensena que no somos duenos de nuestras vidas y que debemos estar preparados por que no sabemos cuando vamos a dejar de existir.....

Indhira GIl