Sígueme en Twiiter

miércoles, 20 de enero de 2010

La niña del candado


Aun la recuerdo, yo tenía como 10 ó 12 años, ella como cinco y lloraba en un rincón de una acera, me acerqué y le pregunté…

-¿Qué te pasa?

Ella no respondía sólo se limitaba a llorar y llorar hasta que por fin entre sollozos me dijo

-Mi mamá me va a dar (en dominicano esto significa que su madre la iba a castigar por algo que hizo, igual dirían me darán una pela, me van a pegar.

-Pero por qué te pegaría tu madre?- pregunté a la niña que ya se había robado mi pesar

-porque he perdido la llave de la casa, y tuve que romper el candado y ahora me va a dar… - seguía llorando incontroladamente la niña…

Me quedé en silencio, realmente no sabía qué hacer, pero tenía que hacer algo porque la situación de la criatura me tenía el corazón partío –como diría Alejandro Sanz- rebusqué en mis bolsillos, tenía algo de dinero, yo era muy pobre también, pero las condiciones de la niña no eran comparable con las mías, ella llevaba las de perder en todo el sentido de la palabra. Le dije que entráramos a un colmado (bodega) pregunté el precio y respiré aliviada al ver que me alcanzaba lo que tenía para comprar un candado y ALELUYA, traía dos llaves, creo que era la primera vez que compraba uno.

La expresión de su carita empezó a cambiar, y cuando le entregué el candado lo que vi en su rostro valía más que los millones de la loto. Siempre recuerdo la expresión de alivio y de agradecimiento en la imagen que estaba frente a mí.
No es la acción lo que importa, aquí el mensaje es el siguiente: aunque seamos padres pobres, sin formación, debemos criar a nuestros hijos sin miedo a decirnos las cosas, a tener confianza en ellos mismos y en las personas que le rodean siempre, las que tienen que ver con la formación de su personalidad. PORQUE CRECER CON MIEDO, NO LLEVA A NINGUN LADO EN EL SENTIDO DE EVOLUCION A UN SER HUMANO.

No sé qué habrá sido de su vida ahora, pero aun la tengo grabada en mi memoria, aunque hayan pasado casi 20 años, dudo que haya tenido un buen futuro, pero deseo que por lo menos, tenga un hogar en el que comparta la dicha de ser libres de expresarnos con claridad y sin temores.


Eduquemos a seres que crezcan sin miedos…

Un abrazo!!!

Adelaida Martinez R.

1 comentario:

R a m i e l y s dijo...

Wao!!! :O

Nada q decir!!!!!