Sígueme en Twiiter

jueves, 10 de enero de 2008

Seamos honestos...


Generalmente en una relación de pareja, uno de los dos está más enamorado y entusiasmado que el otro. Cuando la relación empieza a decaer o un tercero juega un papel en el camino, muy pocas veces tiende a establecerse un diálogo sincero, por el hecho de que alguno quiera jugar dos bases y tener un repuesto en caso de que el otro falle.

Esta situación se da más en los hombres, ya que culturalmente hablando el sector masculino puede hacerlo sin ser recriminado socialmente, pero lo que no acabamos de entender es por qué cuando las cosas cambian, no se establece una conversación franca y se dejan las cosas claras, es lo más lógico y menos doloroso.

¿Por qué no decir?: ¨ya no funciona¨, ¨siento que esto no va a ninguna parte¨, ¨creo que es mejor que terminemos¨, ¨existe alguien más¨, ¨ha sido muy lindo pero este ciclo debe cerrar¨ o sencillamente terminar sin dejar cabos sueltos.

Lo mejor sería no contribuir a que el dolor sea más intenso dejando de hacer las cosas que suelen hacer acostumbradamente como pareja. Por citar ejemplos, empiezan a disminuir las llamadas al igual que las salidas; los encuentros son menos armoniosos, excusas injustificables, desplantes y lo peor de todo... una mentira tras otra que lleva al punto de la pérdida del respeto tanto por la relación como por la persona en sí.

El amor empieza a transformarse de un sentimiento positivo a emociones negativas que se convierten en angustia, dolor y desesperación. Hasta que el que ha cambiado logra el objetivo deseado, no ser él quien termine la relación, sino propiciar que a través del dolor y el desinterés su pareja supuestamente termine algo que ya de hecho ha concluido.

¿Por qué no asumir nuestras responsabilidades como seres humanos?.
Si tenemos el valor para comenzar algo, ¿por qué no tenerlo para terminar de una manera madura y honesta? sin preguntas que queden el aire, sin trasnochar las ideas y cerrar las puertas de otro ser que también tiene derecho a seguir un camino claro y sin tropiezos de memorias.

Seamos honestos en nuestras situaciones laborales, personales y sentimentales. LA VIDA NOS PASA FACTURA EN LO ADELANTE.

Todo tiene su razón de ser!!!

AMR

1 comentario:

El CaciQue dijo...

Exactamente, todo tiene razón de ser.
Soy de los que siempre le digo a mi pareja si algunas vez siente que la magia, el amor acabo y hay otro es mejor decirlo antes de comenzar otro ciclo y así evitar sufrimientos, dolor, amarguras y las necias mentiras.
Me gusto el post porque encuentro una gran verdad en el, la comunicación es lo esencial.
Cuídate.